Negar para creer, creer para negar (2010, Pal, 1,5 min)

El 21 de Enero de 2009 una televisión sueca emitió una entrevista con el obispo Richard Williamson. En ella, el obispo afirmaba que las víctimas judías del nazismo no formaban parte de ningún Holocausto, elogiaba a algunos negacionistas, cuestionaba la existencia de las cámaras de gas, y sostenía que en los campos de concentración sólo habrían muerto entre doscientos y trescientos mil judíos. Dicha entrevista se realizó en Alemania, país donde la negación del Holocausto es ilegal y puede ser castigado con prisión. Creer es, ante todo, considerar una cosa como verdadera, y en muchas ocasiones, sin tener pruebas de la certeza o conocimiento directo de la misma. Este no es el caso del relato histórico, donde la “cosa verdadera” en la que se sustenta esa creencia se justifica por determinadas evidencias documentales. Pero la acción de creer implica una inmediata reacción: negar, decir que una cosa no es verdad, que no existe o no es como se afirma o se cree, y aportando en muchos casos, también, evidencias que lo sustentan. El relato histórico lleva asociado relecturas que lo niegan y que se basan, en algunos casos, en otras evidencias. Esto convierte la negación en una creencia que a su vez es negada por la creencia original. Y viceversa ¿Por qué no pensar que la construcción del relato histórico (y su creencia) se basa, en parte, en la negación de otros relatos posibles?

www.000webhost.com